• Babynova

Cómo educar a los niños en la era digital

Actualizado: 5 de mar de 2020


Photo by Hal Gatewood on Unsplash

Por Shoshana Hernández


Los niños sumergidos en la era digital pocas veces requieren de la asesoría de un adulto para entender las nuevas tecnologías. Parece que, casi como habilidades naturales, llegan al mundo con las destrezas necesarias para comprender la interfaz de un smartphone o, mínimo, buscar caricaturas en YouTube.


Asumir que dichas habilidades los convierte en niños capaces de lidiar con el mundo digital podría ser un error con consecuencias futuras en ámbitos como su educación, sus relaciones con otros e, incluso, su propia seguridad. La era digital requiere adultos socialmente responsables y preparados para el máximo aprovechamiento de las tecnologías, ¿Cómo podría lograrse eso?


La especialista en medios, tecnología y sociedad, Devorah Heitner, en su libro Guiar a los niños en la era digital ha puntualizado aspectos que podrían encaminar a una crianza en la que la tecnología no parezca el enemigo:


Niños que saben deslizar el dedo en la pantalla, pero no conocen qué hay dentro de ella


Si colocamos un celular, tableta o computadora frente a un niño, sabrá qué hacer con lo que tiene en sus manos; pronto estará hallando juegos, videos o fotos. Probablemente, si crece cerca de aparatos como los ya mencionados, en su adolescencia será un joven conocedor de apps innovadoras y herramientas que solucionan la vida cotidiana. Pero… ¿Sabrá que el buscador de Google no es el único para obtener información? ¿Conocerá las vías para proteger sus datos e información personal? ¿Reconocerá el contenido de mala calidad o noticias falsas?



Los padres son un canal para que los hijos desarrollen su alfabetización digital (es decir, un aprendizaje completo sobre las nuevas tecnologías para saber qué hacer con ellas de forma responsable e inteligente). Alejar a los niños de los aparatos y redes sociodigitales no es la solución —no es tan terrible como parece, aunque sí se requiere evaluar la edad para introducirlos a este mundo—sino que, por lo contrario, es necesario enseñarles que sus datos están expuestos y que todo lo que realicen en la web dejará una huella digital.



Monitorear no es igual a mentorizar


Existe una gran variedad de filtros que permiten bloquear contenido inapropiado. Sin embargo, aunque se prohíban todos los peligros existentes en el mundo digital, los comentarios y demás material inadecuado continuarán al alcance de los niños. En cualquier momento aparecen imágenes, videos o comentarios que podrían afectar a los infantes.


Aunque los filtros sean una excelente herramienta, los padres requieren estar preparados respecto a temas delicados en relación con el contenido que hay en la web. Se deben plantear constantes conversaciones con los hijos para advertir de la violencia y rudeza que existe en el entorno digital.


La mayoría de los niños busca, a través de la tecnología, cumplir con deseos inocentes: mantenerse en contacto con amigos, comunicar sus identidades, hallar algo que estimule sus gustos e intereses; no pretenden llegar al peligro. Los padres son guías y alfabetizadores digitales, no espías.



Un niño que sea un alfabetizado digital sabrá que, si sube una foto a una red social sin las medidas de seguridad necesarias, expondrá su privacidad ante todo el mundo. También, tendrá claro que detrás de las pantallas hay gente con malas intenciones. Pero, para que alcancen tal inteligencia digital, los mentores deberán hacer su trabajo.


La empatía es la solución

El sentido empático es tan necesario en el entorno digital como en el físico. Si desde temprana edad se reconoce que las acciones individuales afectan a otros, se evitará que el niño crezca compartiendo mensajes inadecuados.

Los espacios digitales son perfectos para que la crueldad de la gente se exponga. Quizás a los tres años de edad los hijos sólo busquen juegos y videos, pero conforme crezcan, se sentirán más atraídos por mantenerse en contacto con otros (por eso, pronto preguntarán si pueden tener una cuenta de Facebook). Y dentro de las redes sociales, los comentarios no tienen control.


“¿Qué sentirías si fueras tú al que ofenden en los comentarios?”, “¿Qué pretendes comunicar con tus comentarios?”, “¿Por qué quieres subir esa foto?” Son algunas preguntas que los niños deben comenzar a hacerse a sí mismos para entender que todo el contenido que generan tendrá conseuencia sobre otros.



Los padres, como elemento fundamental para la formación de los niños, deben visualizar a la tecnología como un dispositivo que permita a los hijos desarrollar habilidades, capacidades y herramientas útiles para su vida profesional y personal en el futuro. Pero, para llegar a ello, se requiere de una profunda alfabetización digital que empiece desde ellos y pueda ser transmitida a los infantes.


Fuente:

Heitner, D. (2019) Guiar a los niños en la era digital. México: Paidós.


118 vistas0 comentarios