• Babynova

El crecimiento sano empieza en el embarazo


Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

Por Brian López


Todo niño se halla condicionado por el entorno en el que vive. Ese condicionamiento empieza mucho más temprano de lo que tú te imaginas; comienza incluso desde antes de nacer.

Ya pasando la semana 35, el bebé ha desarrollado la mayoría de sus sentidos. Por eso, es recomendable empezar a interactuar con el en las ultimas 9 o 10 semanas de embarazo.


¿Cómo puedo interactuar con él? ¿Cómo puedo estimular sus sentidos antes de que nazca?

Está comprobado que el bebé puede reconocer la voz de su madre, pero no siempre la de su padre. Es una excelente idea hacer un audio o un video donde los dos le hablen al bebé, uno después del otro, para que él pueda diferenciar las dos voces. Le pueden decir: “Hola (su nombre), soy tu mami, me muero de ganas por conocerte, estoy ansiosa por tenerte entre mis brazos”. El diálogo puede ser cualquiera que elijan. Es recomendable que le pongan el audio todos los días.


Los estudios con ultrasonido han permitido averiguar el tiempo en el que el bebé está más alerta y se ha dicho que es entre las 20:00 horas y la medianoche. Se ha detectado que los bebés están más activos en ese horario que en el resto del día. Este es el momento justo para interactuar con el bebé pues será más sensible a la estimulación. Trata de averiguar a que hora es cuando tu bebé está más activo.


Procura que el audio o video sea de unos 3 o 4 minutos cada uno, incluyan risas dentro de él.


El bebé y el ambiente que le debes ofrecer

Ahora bien, como acabamos de ver, la influencia de su medio ambiente no solamente es externo, sino también interno. Las experiencias in útero no solo afectan su comportamiento, incluso llegan a modificar su personalidad futura. No hay que esperar hasta el nacimiento para comenzar a preocuparse por la influencia del medio sobre el comportamiento del bebé.


La alimentación es demasiado importante para el desarrollo del bebé, pero eso es algo que ya todos sabemos. Sin embargo, hay que ser conscientes que, durante el embarazo, más que nunca, es cuando se tiene que llevar una dieta súper balanceada.

Para conseguir un buen desarrollo del feto es recomendable aumentar la cantidad de proteínas y, a su vez, tratar de no consumir demasiados hidratos de carbono que engordan con mucha facilidad.


Al nacer, el cerebro del bebé tiene ya un 25% del tamaño definitivo. Es precisamente durante los primeros años donde el cerebro de un niño se desarrolla. A los 3 años el cerebro alcanza un 90% de su tamaño.


La parte esencial del desarrollo cerebral tiene lugar durante el primer año de vida postnatal.

La estimulación infantil permite al bebé repetir sonidos y movimientos faciales desde el cuarto día de vida; reconoce una palabra hasta los 9 meses y es capaz de decir frases enteras antes de los diecinueve meses.


La estimulación infantil es una especie de juego que desafía el potencial dinámico, es una interacción entre madre e hijo que permite entender su comportamiento y lo ayuda a desarrollar sus habilidades físicas, mentales, emotivas y sociales. La estimulación influye sobre el desarrollo global del bebé.


Beneficios que tal vez no sabías sobre la estimulación:


  • Al estimular la vista de tu hijo, él podrá concentrarse durante un periodo de tiempo más largo.

  • Si se estimula el olfato, se contribuye a su desarrollo motor.

  • Meciéndolo o moviéndolo de forma rítmica por el espacio, se desarrolla su memoria.

  • Llamando su atención sobre dos sentidos al mismo tiempo, se aumenta su curiosidad y capacidad de atención.

Los lazos entre bebé, mamá y papá

Este inicio de comunicación entre los padres y los niños forma lazos decisivos para su desarrollo emotivo. Mientras más interacción haya entre la mamá y su bebé, se liberan niveles más elevados de oxitocina y, en consecuencia, hace que el lazo entre ambos sea mayor.


Pero esto sólo es la mitad de la ecuación. La paternidad también es biológica, ya que se ha comprobado que mientras más tiempo pasen los padres con sus hijos (los cambien, los bañen, les den de comer etc.), sus niveles de oxitocina aumentan y el cerebro recompensa a ambos por asumir el papel de padres responsables.


Aunque sus demandas y reacciones no son fáciles de descifrar, estimular a tu pequeño te ayudará a conocerlo mejor y a saber cuáles son sus gustos y sus inquietudes. Igualmente, los niños que se sienten más seguros y queridos son también más sociables, con facilidad de integrarse al mundo que los rodea.

1 vista

+5215611827983

Calle Tacuba Centro Histórico, CDMX, México 

Síguenos en:

Facebook babynova