• Babynova

¡No ocultes las pasiones de tu niño!


Photo by Arseny Togulev on Unsplash

Por Shoshana Hernández


¿A qué edad descubriste lo que te apasionaba? ¿Ahora ya sabes cuál es tu talento? Tengo presente en mi memoria cómo muchos de mis amigos, cuando estábamos por ingresar a la universidad, experimentaron fuertes diálogos internos para encontrar qué les hacía felices, a qué se querían dedicar el resto de sus vidas y qué habilidades empataban con todo eso.


Algunos de ellos lograron averiguar qué camino tomar. Actualmente, muchos tienen la fortuna de laborar en áreas que les permite continuar alimentando sus pasiones. Sin embargo, otros tantos se han enfrentado a un proceso más largo para descubrirlo y han tomado decisiones que los dirigió a abandonar gran parte de su felicidad.


No deberíamos esperar a ser adultos para detenernos a mirar dentro de nosotros y revelarnos qué es lo que nos inunda de pasión, pero la frecuencia con la que esto suele suceder podría explicarse a través de nuestra infancia.


Niños apasionados, padres apasionados

En la web abundan los videos de niños tocando las teclas del piano como si hubieran nacido con el maravilloso don en las manos. También hay quienes nos dejan asombrados por su talento en el deporte, en la pintura, en el canto y un sinfín de actividades más. Y, al verlos, podemos decir: “¡Qué pequeños están! ¿Cómo lo hacen?”


La realidad es que, detrás de ellos, no sólo se encuentran sus talentos, capacidades, compromisos y disciplinas; también están sus padres dispuestos a apoyarlos y motivarlos para engrandecer lo que llevan en su interior.


Esas capacidades de los niños extraordinarios —que nos dejan estupefactos y aplaudimos cada que las vemos—no son más que pasiones que fueron pulidas y ejercitadas. Y todos, sin excepción, portamos alguna. Lamentablemente, algunas pasiones nunca son observadas o no tienen la fortuna y recursos para crecer, entonces quedan sepultadas con el paso del tiempo.


Cómo alimentar las pasiones de tu niño

Las pasiones, como las flores, sólo crecen y se mantienen con vida si éstas se encuentran en un terreno condicionado para expandirse. De lo contrario, sin cuidados y atención, mueren. Por ello, mira con detalle cómo tu hijo(a), desde pequeño, comunica sus talentos. Los niños pianistas no tocaron un piano en sus primeros seis meses de vida, pero su sensibilidad musical sí fue desarrollada desde entonces y su atracción por el instrumento pudo aparecer posteriormente. Ve qué señales te envía y cuando localices eso que, además de hacerlo feliz, lo incita a construir un talento, apóyalo.


Los sistemas educativos de algunos países no dan apertura al desarrollo de las pasiones; no es novedad que los profesores se preocupen más (y presionen a nuestros hijos) por cumplir de manera exitosa en áreas como las matemáticas. Y, aunque hay niños que encuentran su pasión en los números, no significa que el tuyo hará lo mismo: no lo obligues a frustrar sus sueños, talentos y aptitudes por estresarlo en asuntos que no son de su interés.


Por otra parte, hay escenarios poco favorables para darle lugar a las pasiones. El presente se caracteriza por crisis ambientales, políticas, económicas y otras tantas más que, seguramente, ya son evidentes para ti. Pero si tú, como madre o padre, tienes la oportunidad de nutrir y alentar las pasiones de tu niño, no ignores la importancia de este asunto. Haz que crezca abrazando y sujetando eso que le hace feliz.


Si tu hijo encuentra su pasión desde una edad temprana, pronto entenderá lo que es el compromiso y la entrega. Además, sembrará habilidades físicas, motrices y creativas. Será un adulto que, cuando tome decisiones, tendrá definido quién es y qué le hace vibrar el alma. Y lo más importante: tendrá un refugio a dónde ir cada vez que sienta que el mundo es difícil, pues una pasión es como una anestesia para los tiempos difíciles.

+5215611827983

Calle Tacuba Centro Histórico, CDMX, México 

Síguenos en:

Facebook babynova