• Marcela Escalera

Así se desarrolla el vínculo de los hijos hacia los padres


Photo by Danielle MacInnes on Unsplash

¿Qué significa para ti sentirte cercano o cercana a tu hijo? No es solamente el apapacho cuando están físicamente juntos, sino sentirse onectados mientras él está en la guardería o la escuela o si va a casa de un amiguito. Es sentir que el diálogo entre ustedes fluye y que están "en la misma sintonía", además de que esta forma es más sencillo lograr una crianza fácil y poco conflictiva.

Gordon Neufeld es un psicólogo evolutivo, creador del modelo evolutivo integrativo basado en el vínculo. Ha dedicado su vida profesional a estudiar las teorías de vinculación, y a partir de esto ha logrado identificar cómo se desarrolla el vínculo durante los primeros años de vida. Lo resume de la siguiente manera:

-En el primer año de vida, el niño se vincula a través de los sentidos, el tacto, olfato, vista, oído y gusto. En este período es importante tocarlos, hablarles, verlos, cargarlos, abrazarlos, y hacerles sentir nuestra cercanía.

-Durante el segundo año, el niño ya no solamente quiere estar con sus papas sino que empieza a imitarlos, pues busca ser igual a quienes se vincula. De esta manera se adquiere el lenguaje; de hecho, es en esta fase en la que se les enseña a hablar. Durante el segundo año ya podremos jugar e interactuar mucho más con ellos, enseñarles habilidades básicas y permitirles que nos imiten, que jueguen a parecerse a aquellos adultos importantes en su vida. Podremos expresar en qué gustos coincidimos y cómo es que nos parecemos.

-Para el tercer año, cuando las cosas se van desarrollando adecuadamente, el niño empieza a preocuparse por pertenecer, por la lealtad y por estar del mismo lado de aquellos a quienes se vincula. Ésta es una nueva manera de sentirse conectado. En esta edad también se empiezan a observar los primeros instintos de obediencia y el deseo de ser buenos para el otro. Los padres seremos capaces de hacerles sentir que son "nuestros". Además, podremos formar equipos en juegos y expresarles nuestra lealtad. Es un gran momento para reconocer sus buenas intenciones, ya que el niño deseará que la relación funcione y buscará estar a la altura.

-Para el cuarto año, el niño desea ser importante para sus padres, busca ser valorado y querido, y ésta es la manera en que se siente vinculado a ellos. Le encantará escuchar historias acerca de su nacimiento o de cómo lo esperamos si fue adoptado, cómo preparamos su llegada y todo lo relacionado con lo importante que es para nosotros. La atención que les demos a nuestros hijos será vital en esta etapa, por lo cual debemos darnos el tiempo necesario para jugar con ellos, escucharlos, buscar verlos a los ojos y hacerles sentir que hay un espacio en nuestras vidas para ellos.

-El quinto año es maravilloso ya que ahora el sistema límbico, la zona del cerebro encargada de las emociones, juega un papel aún más importante y el niño entrega su corazón a aquellos a los que está vinculado.

Literalmente se enamora de aquello o aquellos que son cercanos a él, sea su gato o su abuela. Esto es trascendental en el desarrollo del vínculo, pues sienta las bases para poder ejercer nuestro papel como padres. No podemos criar a un niño si no tenemos su corazón (esto es esencial y los niños deben vincularse a un nivel más profundo)- Nuestro papel como padres es hacer que esto suceda fácilmente. Es probable que nos den regalos y dibujos que expresen su amor, besos, abrazos, canciones o palabras. Nosotros también debemos expresarles nuestro amor a través de expresiones físicas, dedicándoles tiempo de calidad, etc.

-Para el sexto año, el niño se vincula en el nivel de intimidad: quiere compartir sus secretos y todo lo que hay en su corazón. El niño quiere ser conocido por nosotros, no quiere que existan secretos que lo hagan sentir separado. Éste es el nivel de intimidad que debiéramos desarrollar con nuestros mejores amigos y en nuestro matrimonio. Escucharlos, guardar sus secretos, aceptarlos como son e invitarlos a existir en nuestra presencia será vital para promover esta intimidad psicológica.

"Establecer una conexión amorosa es la base para que, cuando tu hijo crezca, le sea fácil acercarse a ti y hablar de sus preocupaciones y sueños"

Photo by London Scout on Unsplash

#Vínculopadrehijo #Maternidad

+5215611827983

Calle Tacuba Centro Histórico, CDMX, México 

Síguenos en:

Facebook babynova